Entradas en la Categoría

Librerantes en los medios

Lo que lee un editor Primero y para que se hagan una idea, el texto de la contra Jorge Herralde ha escrito en varias ocasiones que los libros de editores o sobre el mundo de la edición interesan muchísimo a poquísimas personas. Si esto pasa con figuras como la suya –fundamentales en la historia cultural de nuestro país– a quién interesará lo que lea o deje de leer un editor microscópico y de provincias como el que ha escrito y

Sor Juana Inés de la Cruz: Enigmas de la casa del placer (o una manera de ser libre y mujer) [Rescatamos un texto publicado en La Jornada Semanal. Por Alejandra Atala] Reverente a Vuestras plantas solicita, en su disfraz, no daros que discurrir sino solo que explicar. Dedicatoria, Sor Juana Inés de la Cruz Trata de una, dos, tres, hasta de ocho monjas portuguesas, que afortunadamente de amor no murieron y que en cambio y muy harto al contrario fue el

Fruto del trabajo de seis años, Tania Favela (México, 1970) nos entrega Remar a contracorriente: cinco poéticas, libro que nos ofrece la madurez, la complejidad y la sabiduría de una mirada crítica sobre la poesía contemporánea en nuestra lengua; ejercicio de reflexión, análisis y exploración que, sin descuidar el rigor de la actividad propiamente académica, se enriquece con la impresionabilidad hacia la poesía —y la comprensión profunda de sus mecanismos y responsabilidades— de quien ha practicado durante años la escritura poética. 

Los poemas que forman parte de Doliente de Patricia González López dan cuenta de una de las armas más utilizadas dentro de la poesía pero que aún no pierde su filo: la búsqueda personal. Con un tono íntimo y particular, la autora no deja pasar la oportunidad de denunciar aquello que sucede a su alrededor.

Observar la vida con la perspectiva del tiempo supone asomarnos a un collage de instantes en el que cada uno es una vida propia, todos tuvieron su final y su principio, todos nacen y todos mueren. Así nosotros y así cada uno de nuestros momentos. Después es el título del poemario de la escritora argentina Nurit Kasztelan publicado en España por Ediciones Liliputienses. 

En su mano izquierda, levantada, sostenía el libro que estaba leyendo. En un momento dado el niño dejó el libro, y con los dos dedos libres de su mano derecha, el índice y el pulgar, comenzó a dibujar letras en un cuaderno que mantenía abierto con mucha dificultad. «Entonces –afirma– tuve la certeza de que estaba presenciando una verdadera pelea, y que, con el simple acto de escribir, el chaval estaba derrotando al dolor de la herida.

En Jardín interior en realidad no hay flores. En realidad, se trata de un siniestro álbum familiar, de un recorrido por los lados más oscuros de la infancia. Un libro delicado. Tanto como una flor marchita.
957-correspondencia-9788409144075

Hermann Hesse y Thomas Mann, una sólida amistad entre «el ermitaño y el hombre de mundo» La amplia correspondencia entre ambos autores alemanes muestra su temprano rechazo al nazismo y es un fiel reflejo de aquel convulso tiempo, ya desde la época de entreguerras Nos hacemos eco de la reseña escrita por H. J. PORTO para La voz de Asturias «El verano pasado, un joven de Königsberg me llegó a enviar un ejemplar carbonizado de Los Buddenbrook, arguyendo que yo había dicho

Manual de autoayuda contra sí mismo Nos hacemos eco de una reseña publicada en el blog Profundamente superficial. Por Javier Gallego Ismael Velázquez Juárez es un poeta de Iztapalapa (Distrito Federal, México).  Mantiene un blog activo. Su trayectoria oscila entre la poesía (Polvo de billar, Lugares y no lugares para caer muerto en Richard Brautigan, Producto interior bruto, Esto no significa nada y Nombrarlos desaparece), el aforismo (Arte de beber) y la poesía visual (Where do we go from here, Bulldozer). Podríamos decir que este Manual de autoayuda

Sarah Kane. Un shock estético, por Óscar Brox Nos hacemos eco de la reseña escrita por Óscar Brox para la revista —recomendadísima— Détour Llenar el tiempo. En El amor de Fedra asistimos a una escena plena de angustia y absurdo, de humanidad y violencia, cuando Fedra accede a la habitación de Hipólito para declararle ese exceso de amor abrasivo que la corroe por dentro. Ante la ausencia de Teseo queda ese hijastro malgastado, máquina de sexo y vergüenza que ha olvidado cómo