Entradas en la Categoría

Librerantes en los medios

Laura Villar ha escrito un libro de poemas que se titula La ciudad. Antes, sin embargo, hay otros lugares. Se intuyen en las elipsis, en los rastros de la palabra escrita. Antes de los edificios están los espacios vacíos, las cuevas, los rincones vírgenes. La arquitectura poética clama a la memoria, a la arqueología de la emoción. El frío cosmopolita es la herencia de los campos veraniegos. Podemos

Para la multipremiada escritora portuguesa Lídia Jorge, «todo libro debe estar escrito con urgencia, como si uno no pudiera vivir sin él», porque aquellas historias «que no se pueden dejar de lado» son las únicas que a un escritor le merece la pena perseguir. La autora de ‘El día de los prodigios’ o ‘El fugitivo que dibujaba pájaros’ ha hecho esa reflexión en una entrevista concedida a Efe en Cartagena

Sherwood Anderson pertenece a la categoría de los padres fundadores de la narrativa norteamericana junto a nombres como Hawthorne o Melville. Lo es gracias a George Willard, el protagonista de todos los cuentos que componen su temprana obra maestra Winesburg, Ohio (Alianza). Es el gran innovador-fundador del género en su país. Su aportación hace pensar en un Chéjov americano (a quien, por cierto, noTrata sobre tres hombres que estaban en una casa en una calle. Si pudiera pronunciar las palabras, cantaría la historia. Se la susurraría al oído a mujeres…
camaleón

Dos elementos paratextuales ubicados como primer encuentro con el lector corroboran este culturalismo cinematográfico: «Papá, van a sacar una película de la Liga de la Justicia» y «¿Qué pasa McFly? ¿eres gallina?». El siguiente encuentro con el lector, también paratextual, anticipa a la ironía como tono natural en el discurso del hablante lírico: «¡No deje pasar más tiempo! / Dé vuelta a la página / y
Portugal

Llevaba rumiando un tiempo Feliciano Novoa la idea de montar una editorial cuando las circunstancias le condujeron de vuelta a la casa familiar de Tui, allí donde el curso del Miño separa las tierras de Galicia y Portugal. De no haberse visto forzado a aquel regreso, seguramente el proyecto que bullía en su cabeza habría terminado orientándose hacia un catálogo de tintes historiográficos, pero en aquel
corina oproae

Intermitencias, el segundo libro publicado en castellano por la poeta y traductora de origen rumano Corina Oproae, es un libro que enfoca la mirada en dos direcciones distintas. Por un lado, trata de dar cuenta del estado de perpetuo exilio que acompaña a quien se atreve a escribir poemas. Está escrito desde un estado emocional que remite, fundamentalmente, a la nostalgia y a la melancolía, una nostalgia

Tengo en gran aprecio dos pequeñas palabras: No sé. Son pequeñas, pero tienen alas, decía Szymborska. En estos doce relatos (y un glosario nada elemental que hacen trece) de Diego Luis Sanromán publicados recientemente en Stirner aparecen varias veces, por boca de sus personajes, esas dos palabras aladas. Está bien. Sabemos que la única certeza es la incertidumbre en todo. Hay que echarle dos cojones
Miguel Casado

Un discurso republicano. Con este título –tomado de una reflexión de Schlegel-, el poeta y crítico literario Miguel Casado (Valladolid, 1954) reivindica el carácter político de toda escritura poética, la escritura como manera no sólo de estar en el mundo sino de reinventarlo. De combatir (lo). Desde la muchedumbre de sus escritos (poetas concretos –exactos-, cuestiones de naturaleza poética –utopía

Un día de marzo de 1933, la doctora Hertha Nathorff fue al cine en Berlín con una amiga y vio a Hitler en el palco de honor. Nathorff era una ginecóloga distinguida, con una consulta privada muy próspera y un puesto de dirección en una clínica en la que atendía sobre todo a mujeres. Su marido, también médico, dirigía un hospital importante en Berlín. Tenían un hijo de 10 años. Vivían en un apartamento

La presentaban como una mujer brillante pero a la sombra de Edgar Neville. A menudo la llamaban también «musa excéntrica», cosa que solía hacerse cuando una mente no encajaba en los patrones habituales. Hay libros estupendos sobre Neville pero, que yo sepa, ninguno tan completo en torno a Conchita Montes como Una mujer ante el espejo, de Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo, publicado en Bala Perdida ¿Quién era Conchita Montes? Una mujer afortunada, una mujer valiente, una persona fascinante, una maravilla capaz de robarle el corazón a Edgar Neville (¡qué personaje, oigan!)