Entradas en la Categoría

Librerantes en los medios

Los poemas que forman parte de Doliente de Patricia González López dan cuenta de una de las armas más utilizadas dentro de la poesía pero que aún no pierde su filo: la búsqueda personal. Con un tono íntimo y particular, la autora no deja pasar la oportunidad de denunciar aquello que sucede a su alrededor.

Observar la vida con la perspectiva del tiempo supone asomarnos a un collage de instantes en el que cada uno es una vida propia, todos tuvieron su final y su principio, todos nacen y todos mueren. Así nosotros y así cada uno de nuestros momentos. Después es el título del poemario de la escritora argentina Nurit Kasztelan publicado en España por Ediciones Liliputienses. 

En su mano izquierda, levantada, sostenía el libro que estaba leyendo. En un momento dado el niño dejó el libro, y con los dos dedos libres de su mano derecha, el índice y el pulgar, comenzó a dibujar letras en un cuaderno que mantenía abierto con mucha dificultad. «Entonces –afirma– tuve la certeza de que estaba presenciando una verdadera pelea, y que, con el simple acto de escribir, el chaval estaba derrotando al dolor de la herida.

En Jardín interior en realidad no hay flores. En realidad, se trata de un siniestro álbum familiar, de un recorrido por los lados más oscuros de la infancia. Un libro delicado. Tanto como una flor marchita.
957-correspondencia-9788409144075

Hermann Hesse y Thomas Mann, una sólida amistad entre «el ermitaño y el hombre de mundo» La amplia correspondencia entre ambos autores alemanes muestra su temprano rechazo al nazismo y es un fiel reflejo de aquel convulso tiempo, ya desde la época de entreguerras Nos hacemos eco de la reseña escrita por H. J. PORTO para La voz de Asturias «El verano pasado, un joven de Königsberg me llegó a enviar un ejemplar carbonizado de Los Buddenbrook, arguyendo que yo había dicho

Manual de autoayuda contra sí mismo Nos hacemos eco de una reseña publicada en el blog Profundamente superficial. Por Javier Gallego Ismael Velázquez Juárez es un poeta de Iztapalapa (Distrito Federal, México).  Mantiene un blog activo. Su trayectoria oscila entre la poesía (Polvo de billar, Lugares y no lugares para caer muerto en Richard Brautigan, Producto interior bruto, Esto no significa nada y Nombrarlos desaparece), el aforismo (Arte de beber) y la poesía visual (Where do we go from here, Bulldozer). Podríamos decir que este Manual de autoayuda

Sarah Kane. Un shock estético, por Óscar Brox Nos hacemos eco de la reseña escrita por Óscar Brox para la revista —recomendadísima— Détour Llenar el tiempo. En El amor de Fedra asistimos a una escena plena de angustia y absurdo, de humanidad y violencia, cuando Fedra accede a la habitación de Hipólito para declararle ese exceso de amor abrasivo que la corroe por dentro. Ante la ausencia de Teseo queda ese hijastro malgastado, máquina de sexo y vergüenza que ha olvidado cómo

El otro único libro de Salvatore Satta Por Enrique Andrés Ruiz. En Zenda La raza de los escritores de un solo libro produce una segura sugestión. En puridad, no suelen serlo y, si por un tiempo lo son, casi siempre llega el chasco de otro libro que aparece para desbaratar aquella condición de la obra pura, fascinante en su soledad, en la que se había decantado hasta entonces, como en una gema perfecta, una verdad sin dispersiones. El caso de Salvattore Satta

La reinvención de Venecia Éste es un libro escrito por un amante discreto. O por dos. En rigor, dos son los autores, como indican los títulos, pero, al ser sucesivas sus intervenciones, terminan siendo uno, pues uno e idéntico es el libro. Mientras que el amor de Contarini a su ciudad resplandece en cada una de sus páginas, no así el de José María Herrera, que queda disimulado bajo una montaña de erudición. En efecto, la erudición disimula la nostalgia.

Leer el presente Sobre De todas las cosas que nunca entendí siempre vas a ser mi favorita Nos hacemos eco de un reseña de Cristina Morano publicada en eldiario.es He leído este poemario como quien asiste al diario de una muchacha que bien podría ser yo misma, si la vida me hubiera concedido un poco más de belleza a tiempo, un poco más de modernidad entonces: «Ya pasé demasiados inviernos/ de cable y comida china». Como todos los diarios tiene aires