Entradas en la Categoría

fila2

Esperando a las librerías Por Susana Romanos, editora de greylock EN ESTOS DÍAS que el tiempo parece que viene más que irse, y ahora que —de entre toda la incertidumbre que nos rodea— tenemos al menos una cosa clara y es que no saldremos de esto ni tan rápido ni tan cómodamente como pensábamos, desde greylock os queremos hacer llegar un mensaje de ánimo pero también —una vez que el histerismo de los primeros días ha pasado— nuestra postura que

La voz del muchacho se quebró. De pronto irrumpió en llanto. Una fuente de agua caliente brotó de la tierra seca. Desde hacía semanas llevaba con soberbia una careta de hombre adulto, colocada en su rostro por un amor terco y una presunción ingenua: él era el cabeza de familia. Ahora, de pronto, se le había caído la careta y volvía a ser un niño, un niño que tenía miedo…, miedo a quedarse solo.

En enero de 1943, en un vagón de primera clase del tren procedente de Roma, viajaban seis personas cómodamente arrellanadas en las butacas rojas. En el largo pasillo envuelto en tinieblas, unas formas humanas deambulaban en la penumbra, poco dispuestas a pasar toda la noche en pie. De vez en cuando, una de ellas abría la puerta y pedía a los viajeros que concedieran de alternarse en el descanso o que, al menos, se estrecharan un poco para crear un cuarto asiento: unas escenas ya habituales que reproducían en ásperas discusiones el eterno conflicto entre justicia y derecho

Marta Sanz: «Me revienta ese estereotipo de la mujer que puede con todo y no se queja por nada» La escritora Marta Sanz (Madrid, 1967) es, por derecho propio, uno de los nombres más destacados de las letras españolas de nuestros días. Cuando acaba de llegar a las librerías una nueva novela, Pequeñas mujeres rojas, mantiene para TURIA una conversación sin desperdicio con la periodista Emma Rodríguez.

Este libro recoge poemas de algunas autoras que se han inspirado en Emily Dickinson, desde Susan Huntington Dickinson en el siglo XIX hasta hoy. Compone un juego de espejos que empareja los versos de cada autora con los de Emily, a la manera de un diálogo poético. Tenía intención de / escribirte Emily, dice Susan en el primer poema. Para cada uno de los poemas de las autoras seleccionadas, las editoras hemos elegido y hemos puesto a su lado un poema de Emily Dickinson. Son poemas que por una palabra o un verso, nos han evocado una posible hermandad. Jugamos con palabras de todas ellas e invitamos a quienes las lean a participar en este juego de dejarse tocar por la inspiración y la intuición para oír cantar a dos voces e imaginar un diálogo sin fin entre Emily Dickinson y otras, Emily Dickinson et aliae.

Los poemas que forman parte de Doliente de Patricia González López dan cuenta de una de las armas más utilizadas dentro de la poesía pero que aún no pierde su filo: la búsqueda personal. Con un tono íntimo y particular, la autora no deja pasar la oportunidad de denunciar aquello que sucede a su alrededor.

En este ensayo, Urbano parte de la idea del dolor individual como motor en el progreso de la especie. De una forma humorística y erudita nos muestra a la enfermedad como un dolor universal desde el que progresa la intelectualidad y el fenómeno estético.

Frente al esfuerzo de gobiernos e instituciones mundiales para contener la difusión de la enfermedad, seremos «elegantes», evitando expresar juicios sobre el nuevo estado de excepción que se perfila, la responsabilidad de los humanos con respecto a la explotación animal en todo el planeta, las especulaciones y las desigualdades que el colapso económico multiplica, los recursos sanitarios sacrificados durante décadas de privatización explotadora, o la desunión europea marcada por el egoísmo y el autoritarismo de algunos estados más que otros.
El retorno [Dulce María Cardoso]

El retorno se enmarca dentro de la odisea de los que fueron nombrados con muy distintos apelativos: africanistas, colonos, ultramarinos, repatriados, desalojados, refugiados o fugitivos. De los que el Gobierno de aquel país naciente de la revolución de los claveles optó por llamar «retornados» a los que, tras la declaración de independencia de las últimas colonias portuguesas en 1975, fueron obligados de un día para otro a abandonar sus casas en Angola, Mozambique o Guinea-Bisáu. 
Todas las cartas que yo puedo escribir Emily Dickinson

Desde Sabina editorial nos hacen llegar su nueva adquisición, la obra Inspiradas en Emily. Os ofrecemos un pequeño aperitivo donde poder saborear superficialmente lo que les espera si se animan a leerlo. Posteriormente ofreceremos los motivos de la editorial para seleccionar esta obra así como algunos pasajes de la misma.