Entradas en la Categoría

Crónica

Cosas que pasan en las librerías

Desde que fundamos fronterad pensamos que era necesario volver a prestar atención, escuchar más y opinar menos, ofrecer datos e historias rigurosas bien contadas en vez de alimentar el ruido, la confusión y …

Editamos la entrada: ya están todas las plazas cubiertas. ¡Gracias! Filosofía para profanos, la colección publicada por Fronterad que surge de la colaboración entre la filósofa Maite Larrauri y el dibujante Max, nos llega ahora también …

Así lo cuentan desde Muga. Librerantes… ¿Quiénes son? ¿Qué son?  Librerantes es un proyecto que nace desde dentro del mundo del libro para enriquecerlo. Librerantes es un proyecto excéntrico que surge desde la …

Fue en la librería Venir a cuento. Sábado 12, a las doce de la mañana. [La becaria acudió a la cita sin batería en la cámara de fotos. Como nos costaría un dineral …

…y embalsamados sin maldiciones egipcias? O, dicho de otra manera, ¿quién es toda esta gente? Presentación de la editorial Hermenaute en la librería Gigamesh con motivo de la publicación de su primer libro: …

El loco mundo del libro. Palabra de librero (II) Antes de comenzar la segunda parte 1 de esta serie sobre el mundo del libro sería bueno desmitificar y poner en conocimiento algunos puntos …

A finales del siglo pasado y principios de èste, todo iba bien en el mundo del libro. Para que entiendan que hablo con conocimiento de causa, aclaro que he estado en los dos lados del mapa editorial, previamente a ser librero pasé por el mundo comercial dentro de nuestra pequeña distribuidora familiar. En esa época las novedades estaban expuestas entre 30 y 60 días. Daba tiempo de sobra a que el librero se empapara de las mismas, tomara cariño a algunas y supiera qué y cómo venderlas.

Crónica del quinto vermut poético en Contenciós poscavourià – Papers en el que 19 personas nos abrimos para que los otros 18 nos descubran. Qué hacen, si no ultrajarse, un poeta con dos …

El primero de Los Jueves Librerantes se celebró el viernes 3 de julio en la librería-café La Fugitiva de Madrid con un encuentro que versó, en principio, sobre las «relaciones consentidas» de la novela policiaca y el periodismo de investigación

Es cierto que estuve allí. Viví la feria desde el interior de los tres metros de chapa blanca alquilados a precio de ático en el centro (piso compartido, uno y medio para nosotros y uno y medio para otra editorial modesta). Caminé cada mañana desde el Ángel Caído enfilando la recta en la que, temprano, todavía se mezclaban patinadores y libreros desempacando los envíos de la distribuidora.