Archivo de Autor - La umbría y la solana
El retorno [Dulce María Cardoso]

El retorno se enmarca dentro de la odisea de los que fueron nombrados con muy distintos apelativos: africanistas, colonos, ultramarinos, repatriados, desalojados, refugiados o fugitivos. De los que el Gobierno de aquel país naciente de la revolución de los claveles optó por llamar «retornados» a los que, tras la declaración de independencia de las últimas colonias portuguesas en 1975, fueron obligados de un día para otro a abandonar sus casas en Angola, Mozambique o Guinea-Bisáu. 
958-de-profundis-9788494832772

De profundis es una meditación lúcida y dolorosa, de tonos amargos y sarcásticos, en torno a los últimos veinte años de la historia italiana. El régimen fascista y la Segunda Guerra Mundial son el abismo del que surge y al que se dirige la reflexión de Satta.

En su mano izquierda, levantada, sostenía el libro que estaba leyendo. En un momento dado el niño dejó el libro, y con los dos dedos libres de su mano derecha, el índice y el pulgar, comenzó a dibujar letras en un cuaderno que mantenía abierto con mucha dificultad. «Entonces –afirma– tuve la certeza de que estaba presenciando una verdadera pelea, y que, con el simple acto de escribir, el chaval estaba derrotando al dolor de la herida.

Las páginas de este libro se cierran igual que se abrieron, con la desconsolada visión de una patria que muere. Pero, ¿Qué es —hoy, aquí, para una mente únicamente labrada por la paideia contemporánea— una patria? La extrañeza nos expulsa de la pregunta.

El otro único libro de Salvatore Satta Por Enrique Andrés Ruiz. En Zenda La raza de los escritores de un solo libro produce una segura sugestión. En puridad, no suelen serlo y, si por un …
Sermón de San Antonio a los peces [Antonio Vieira

La umbría y la solana y sus libros El año 2016, en el curso de un acto celebrado en una céntrica librería madrileña, se presentó la editorial La Umbría y la Solana. Su intención …

Para la multipremiada escritora portuguesa Lídia Jorge, «todo libro debe estar escrito con urgencia, como si uno no pudiera vivir sin él», porque aquellas historias «que no se pueden dejar de lado» son las únicas que a un escritor le merece la pena perseguir. La autora de ‘El día de los prodigios’ o ‘El fugitivo que dibujaba pájaros’ ha hecho esa reflexión en una entrevista concedida a Efe en Cartagena
Portugal

Llevaba rumiando un tiempo Feliciano Novoa la idea de montar una editorial cuando las circunstancias le condujeron de vuelta a la casa familiar de Tui, allí donde el curso del Miño separa las tierras de Galicia y Portugal. De no haberse visto forzado a aquel regreso, seguramente el proyecto que bullía en su cabeza habría terminado orientándose hacia un catálogo de tintes historiográficos, pero en aquel

Edmundo Galeano escribía sobre un papel corriente, sin embargo quien no supiese que había perdido parte de la mano derecha pensaría que estaba sirviéndose de una pluma para dibujar miniaturas sobre una hoja de seda. La mano, reducida al índice, pulgar y parte del metacarpo, avanzaba lentamente, distribuyendo las palabras por la superficie blanca con simetría particular, y las letras juveniles, que antes
Historia

Saben los historiadores que la Historia no puede contar todo el pasado, no puede explicarlo todo y no puede hablar de todo el mundo, normalmente habla de los grandes personajes o de los grandes hechos, pero pocas veces de la «gente normal y corriente», toda esa inmensa mayoría de individuos que no han dejado rastro alguno en la historia y cuyas vidas se han de perder en los sótanos del tiempo. El filósofo