Archivo de Autor - Raquel Blanco
concha quirós

Estaba estos días acordándome de un escritor que se murió y que era insoportable. Que ya sé que es bastante común ser escritor e insoportable, es solo que este era especialmente insoportable. De verdad. Insufrible. Muy desagradable, glotón, torpe en sus maneras, soberbio, hiriente, amargo.
cines verdi

Os cuento, en la línea de aquel librero del facebook, que no sé, por cierto, si sigue ni le conozco de nada, ojo, ni paro tampoco mucho por las redes yo ni sé cómo voy a acabar ahora esta frase; digo, aquel librero, cuando contaba alguna, lo titulaba algo así como
somoslibrerantes lidia jorge

Las distribuidoras somos intermediarias, conseguimos que los libros que publican las editoriales con las que trabajamos lleguen a las librerías, contaditas, con las que trabajamos. No son muchas, son las mejores, me parece

[Que nos ha dado por rescatar del fondo…] Hablar por teléfono es una de las formas que tenemos los  pobres de viajar —otra de ellas sería leer—, y de hacer, o intentar hacer, …
Somoslibrerantes 0

Nos llegaba, albricias, nuestra revistita en papel esta semana. 32 páginas, sin grapa. Gratuita. La iremos enviando a las librerías con las que trabajamos a lo largo y ancho de este mes, sin prisa ni pausa; allí la podréis conseguir, digo, en las que creemos son las mejores librerías del mundo: estas. En la página 3 explicamos cuáles son y por qué creemos que lo son (sigue en la página 18, ojo). Y si tenéis prisa, en esta enlace.

De niña, antes de haber oído, saber siquiera que existía algo como «literatura para mujeres», me parecía que sólo las mujeres sabían contar historias de verdad, ponerles todos los detalles, prestar atención. Porque …

August, un tesoro literario de poco más de 30 páginas Pues esto es: que me acabo de leer August, y que es una novelita (el diminutivo es porque son unas 30 páginas, un …

Lo peor de este trabajo es la sensación de no poder llegar a todo. Porque esto es muy chico, claro. Muchas ganas, poquitos recursos. No me quejo, ojo. Hago algo que me gusta …

—¿Pero tú llevas libros a todas las librerías, mamá? —me pregunta mi hija hipotética. La de verdad, 15 años que me tiene, háganse cargo, no les voy a contar qué cuestiones me plantea, pero que da para una sobremesa larga lo de qué leen ahora los adolescentes y cómo, por ejemplo.

se trata de la descomposición química de compuestos dentro del papel: la celulosa y la lignina, entre otras sustancias químicas. El olor del libro viejuno se deriva de esta degradación química. La lignina, además, es la causa de que acabe amarilleando el papel según va cumpliendo años; las reacciones de oxidación hacen que se descomponga en ácidos, que luego coadyuvan a romper la celulosa. A esta descomposición se le llama «hidrólisis ácida», y produce una amplia gama de compuestos orgánicos volátiles y olorosos: el tolueno y el etilbenceno, que tienen por lo visto un olor dulce; la vanilina, que huele parecido a la vainilla; el benzaldehído y el furfural, que huelen a almendras, y el  etilhexanol, que despide un aroma foral.