Archivo de Autor - Raquel Blanco
Fiesta de Reinas Magas en Librería Mujeres [Madrid]

Todo aspecto de nuestra sociedad, toda institución es desafiada. La estructura política, los establisments médicos y educativos, la economía, la familia, la religión, el lugar de trabajo, todos están sometidos a juicio. No tenemos mapas colectivos

Lo peor de este trabajo es la sensación de no poder llegar a todo. Porque esto es muy chico, claro. Muchas ganas, poquitos recursos. No me quejo, ojo. Hago algo que me gusta y como me gusta. Y, de momento, aquí seguimos. Sí es verdad que me gustaría tener más tiempo para comunicar, por ejemplo y entre otras, para contar sobre los libros que nos llegan, sobre las editoriales, las personas que están detrás de todo. Las anécdotas; algunas muy

Creemos firmemente en que la cultura es transformadora y fundamental para construir una sociedad mejor. Nuestras vidas giran alrededor del libro, no sólo como libreros que ahora somos, sino como editores que hemos sido y como autores que también somos poniendo en circulación periódicamente nuestras propias «criaturas».
Metafora-Pontevedra

Hace ya unos cuantos años que trabajamos con la Librería Metáfora de Pontevedra¹ (Gracias). Al frente, José Luis Piñeiro, librero de pro y de profesión, persona discreta, buen conversador; incluso escuchador, diría, como te da el tiempo, se detiene, te lo dedica. Algo así es. Hablas con él por teléfono y no hay prisa. Esto es raro, os cuento, a los que no conozcáis el ritmo frenético de este sector, del mundo del libro, la forma en que habitualmente nos atienden en las librerías a los comerciales, distribuidoras, a los cientos de proveedores en algún caso. Podría contar con los dedos de una mano las librerías a las que se puede llamar y encontrar, a media mañana, una mañana cualquiera, alguien con quien conversar sobre libros, viajes, nuevas editoriales, lo último que se ha leído, lo que se va a leer. No es lo habitual. Ni de lejos. La norma es la falta de tiempo, los asuntos pendientes, ese ir a la carrera en pos de sabe Dios qué, inasible, inalcanzable.

Es verdad que a veces no lo es. A veces le dan ganas a una no ya de invadir Polonia, que decía Woody Allen, sino de arrasarla y no dejar más que desolación y espanto al paso de servidora de todos ustedes, a ver si así se asustan los malos de una vez por todas y se comportan como es debido, hombre ya, al compás de Wagner o no. Me dé Dios paciencia y no una recortada. Ah, pero otras…

El tema La idea surgió anoche, durante la cena. Acabamos en la Encomienda, que es un lugar que me chifla: poquitas cosas en la carta, que van cambiando. Todo muy muy rico. Habíamos ido a ver Las canciones de Pablo Messiez [Teatro Kamikaze. Calle Embajadores, 9. Madrid]. Charlábamos sobre la obra; yo encantada con todo ese ruido, la estridencia, los actores, el texto, la gran Nina Simone, central, poderosa, los chavales bailando, el teatro en pie; había disfrutado de verdad un

Les cuento, que esto lo que vale, si vale, es para eso, para contar. E iba a hacerlo; me disponía a escribir unas líneas a modo de breve introducción, presentación del personaje de hoy, José Ángel Fornas, el librero de la librería Libros de arena, la que está en el número 2 de la Calle Capri, al lado de uno de los centros comerciales más feos de todo Madrid, si no de todo el Universo conocido, ay, si explotaran todos

Esto NO es un club de lectura —Pero esto, si NO es un club de lectura, ¿qué wtfu.-*kt es…?  Pues… lo que nos gusta es leer. Y los libros, las bibliotecas y las librerías, la gente, incluso la gente que no lee, cuando sonríe, también cuando se echa a llorar, porque esto a veces no hay quien lo aguante, da igual, nos gustan los libros, las librerías, digo, mezclarnos, las bibliotecas, compartir, charlar, escuchar, vernos, tomar café y vino y té, ese
Amapolas en octubre

Lectora, escritora y librera. Hablamos con Laura Riñón. Se trata de Amapolas en octubre. En el número 60 de la calle Pelayo, Madrid. La primera foto —va también aquí, es la dejo en color— se la hice a Laura, lectora en ejercicio, recientísima librera de profesión, sin que se diera cuenta. Sin darme cuenta tampoco yo, apunto; como soy miope no alcancé a ver el cartelito, «Amapolas en octubre», hasta casi alcanzar la puerta de esta librería tan, digamos, particular.
Paco Montero en Librería Altazor

Abrimos esta nueva sección de la revista con Paco Montero, librero de la Librería Altazor de Majadahonda, un lugar en el que, como ellos mismos dicen, «Si te gusta leer y te gustan los libros te sentirás como en casa».