Raquel Blanco

«Menos mal que somos felices, mamá», me dijo una vez mi hija, y yo creo que tiene razón.
otra mirada editoriales

V Encuentro Otra Mirada. Diez minutos que fueron siete

En el V Encuentro Otra Mirada. Que nos hayáis invitado y además dejado un ratito el micro para contar esto que hacemos aquí ha sido un gesto bien bonito, las cosas como son; gracias a manos llenas. No vuelvo a pedir disculpas por los nervios, como se me salían por las orejas mientras tartamudeaba, ay, qué nervios, qué nervios, porque me dijo Ana que eso no está bonito y creo que tiene razón. Gracias, era.
Mandamos también un cariñoso y atento saludo a los editores de Delirio y La uña Rota

muga caseta

El glamour del mundo del libro y dos ensaimadas

Que hoy es San Isidro y eso aquí en Madrid es mucho, muchísimo, porque hay mucha gente, y no sé qué les pasa a las madrileñas y los madrileños, lo mismo no es nada, lo mismo es solo que son muchísima gente junta a poco que se decida una parte a hacer algo a la vez… El caso es que yo estoy deseando irme al cine; no habrá apenas nadie en el del Círculo hoy

luna leyendo

Aquí una palabra

…dice Tania Favela. En esas estaba cuando entra mi hija buscando una palabra para decir breathtaking. Le pasa, cuando se pone a escribir, que le sale en inglés, es el idioma en el que suele leer cuando se pone por fin a leer. Igual le pasa con las series y la mayoría de las películas que vemos juntas, la música que escucha. Se pasa la vida traduciéndose a sí misma

madre oleo luna blanco

Madre*

Primer domingo de mayo. Miro el parpadeo del cursor sobre la pantalla, la hoja en blanco. Quiero escribir sobre ser madre. Qué podría decir. Me gustaría escribir algo luminoso y real. Y miro el cursor a ver si así sale algo luminoso y real, como por arte de magia, la luz y la realidad.

Escribo luz y realidad y aparece Alcarrás. Bueno, no aparece, que no se ha ido desde ayer que la vi en el Círculo de Bellas Artes.

pareja paseando por cáceres

#38. Lídia Jorge, Mary Daly, la Feria del libro de Madrid y alguna anécdota irrelevante marca de la casa

Esta semana no ha dado tiempo a leer entera la novela que  nos ha llegado, Los memorables (La umbría y la solana, 2022), de la gran Lídia Jorge, de manera que poco sobre el libro puedo contar. Sí sobre ella. Su editor dice, y lo dice muchas veces, se le llena la boca cuando lo dice: «Es muy sabia». Y cuando lo dice yo lo que pienso es que no sé si es sabia, que no sé bien qué es eso de ser sabia…

first cow pelicula 4

Las fotos de la noche son pulmones abiertos

El verso que da título a esta entrada, Las fotos de la noche son pulmones abiertos, salta de un poema breve de Silabario de la peste, de Lupe Gómez. Libro que acaba de publicar Insensata.

9788409011827 detalle

Leerles por la noche en la cama, antes de acostarse

Hace muchos muchos años, cuando mi hija era muy pequeñita, solía leer artículos sobre ser madre para que me tranquilizaran un poco. Artículos de tipo «Lo importantes no es pasar mucho tiempo con las hijas¹, lo importante es pasar tiempo de calidad». Artículos que seguramente habían escrito madres con tan poco tiempo para lo que de verdad importa como yo por aquel entonces

salvaje 12 portada

La Salvaje, el mar y volver una y otra vez y otra

Nos ha llegado ya de imprenta el número 12 de la Salvaje y hemos empezado a repartirla por las librerías. Nos llegan también algunos ejemplares de las dos primeras entregas de Three Knots y un libraco con la poesía de Mario Pablo Ortiz.

Si fuera amiga tuya yo

Leía el texto previo a ‘Los bosques violentos’ y era esto lo que pensaba, que me gustaría ser amiga de M. como yo solo sé ser amiga, esto es, del tipo impertinente y metijoso, metiéndome donde no me llaman, dando consejos no solicitados, etc. Esto no lo intenten en sus casas, y, si lo hacen, no digan que lo aprendieron aquí

Marisa Mañana por Isabel Wagemann

«El erotismo es transversal a la vida». Una conversación con Marisa Mañana

Marisa Mañana viene de un lugar lejano, de esos que cuesta situar en los mapas, Niefang, la segunda ciudad más poblada de Guinea. Llegó a Madrid con sus padres, «cuando aún cabía en una caja de zapatos del  45», tras un viaje en barco de seis días. Ya se dijo en anteriores entregas lo que nos gustaron sus cuentos. Me encuentro con una mujer que sonríe todo el rato, se muestra tranquila y agradecida, diría que está contenta sin aspavientos, y que vive con ilusión. 

No hay más entradas que mostrar

novedades

  • 9788412524543
  • 9788412524550
  • 9788412424942
  • 9788412308839
  • 9788412412239
  • Out of stock