Archivo de Autor - Newcastle
Gauguin

El cacique de Parará Purú me contó antes de irme que en la década de los sesenta, aprovechando su control sobre el canal y las zonas limítrofes, en los seis o siete años anteriores al golpe de estado del cual salió Omar Torrijos convertido en líder de la revolución panameña, estados Unidos no sólo solidificó el prestigio de la academia de las américas (donde se enseñaban métodos de tortura, asesinato y represión a futuros presidentes de Latinoamérica, como volar sin
Manuel Moyano

Tantas cosas que empiezan y acaso acaban como un juego, la vida es poco más que eso, Julio, supongo que te haría gracia encontrar tu tumba sembrada de rosas, guijarros y caracolas, leer las notas que otros fueron dejando en ella desde el comienzo del verano, escritas en papelitos rayados o directamente sobre la lápida, al carboncillo, como efímeros grafitis que borrará la lluvia. «Jalepa ta kala, y mate amargo. Cronopio, sos mi baldosita preferida», firma Larissa. «Julio de mi
María Yuste

Mi madre estaba embarazada de mí cuando mis padres compraron nuestra casa frente a la estación de tren. Y en pleno parto se mudaron de un edificio medio en ruinas en el centro del barrio a esta zona en extensión donde antes se había erigido la industria de la ciudad. Concretamente, nuestro edificio lo levantaban sobre el terreno de unos antiguos hangares de la Renfe. La vivienda, de protección oficial, la construía un tal Francisco González que remataba su prestigio inventado con la comodidad de una cocina amueblada (a excepción