Archivo de Autor - Mapas colectivos

Jaime Burque es psicólogo y editor de la revista Filmoterapia De cuando era pequeño, recuerdo a mi madre hablándonos a mí y a mis hermanos de la importancia de ser creativos y de todos los beneficios que tenía esta «filosofía de vida». Cada vez que podía, nos animaba en lo que estábamos haciendo y alababa el toque creativo que aportábamos, fuese lo que fuese y quedase como quedase (lo importante era la idea, la intención, lo original). Es algo que he

Necesitamos pertenecer a alguien, a algo, a algún lugar que nos aporte amor, seguridad y un sitio en el que vivir. Necesidades básicas. Desde el primer instante nos vinculamos. Es vital, pues nuestra especie sobrevive así. Y asumimos torres seguras, estructuras que nos protegen. La primera de ellas: la familia. Y para pertenecer asumimos sus ideas, sus pensamientos, emociones y actitudes. Más tarde creamos nuestra propia torre. Pero hoy las torres han cambiado. Es una maravilla leer a Begoña Pernas.

Por Isabel Fernández del Castillo, Fundadora y directora de Terra Mater Este breve texto de Yannick Roudaut nos sitúa ante un escenario de cambio sin precedentes. Su análisis sobre los factores sociales y económicos que confluyen es muy lúcido, por eso quisiera aportar una reflexión desde otro lugar, plantear una pregunta de otra índole: ¿Qué hace que el ser más inteligente de la Tierra sea también el más feroz y destructivo, no sólo con sus semejantes, sino con la naturaleza? ¿Es precisamente debido a su inteligencia? La antropología nos da algunas claves:

Por José Manuel Picó, Humanista y arquitecto, fundador de Espacios Maestros Desde los primeros meses de vida de mis hijos, tomé la determinación de leerles cada noche. Antes de dormir, soñábamos despiertos momentos de emocionante complicidad, en los que compartíamos cuentos, poesías y aventuras. Durante aquellos primeros años, hubo una lectura preferida: El principito de Saint-Exupéry. Según iban creciendo, fueron varias las ocasiones en que leímos aquel maravilloso capítulo 4, en el redescubríamos el lugar de procedencia de nuestro principito, aquel famoso asteroide B 612. Y en el que también el autor nos