Archivo de Autor - Libros de la resistencia

Cuentan muchos poetas que la poesía nació del siguiente modo: sonaba en sus oídos una frase musical insistente, al principio inconcreta y luego precisa, pero todavía sin palabras, y en algún instante, a través del fraseo musical, brotaban de pronto las palabras y comenzaban a moverse los labios. Más musical que mental, el hilo poético se cruzaba con el musical y de ese fraseo advenía el canto.

Gloria Gervitz (Ciudad de México, 1943) reúne en Migraciones el trabajo de 43 años de quehacer poético. No se trata de una recopilación ni de una antología, ni siquiera propiamente de una poesía reunida. Hasta la fecha, la autora había venido publicando este poema orgánico, llamado Migraciones desde el comienzo, en ediciones que comprendían los desarrollos parciales de la obra. Así, en 1991, el Fondo de Cultura Económica de México publicó las tres partes que hasta ese momento componían el poema.

Paul Celan nunca pisó Extremadura ni ninguna otra región de España. Tampoco de Portugal. La península ibérica sería para alguien llegado del otro extremo de Europa (de la Bukovina, región de encrucijada entre rumanos, eslavos y germanos, tierra sobre todo de una comunidad judía exterminada por los nazis) un lugar de lejanía, una tierra extrema, casi el fin del mundo para alguien cuyo horizonte cultural, muy rico, era netamente europeo, y que no sintió apenas interés por Asia, África, o América. 

Potente, alucinante, demoledoramente profundo, Forrest Gander se cuenta entre los poetas más extraordinarios de la poesía norteamericana y de la poesía de nuestro tiempo. Raúl Zurita. El título, Be with (Está con), es una orden espetada que surge de anhelos no del todo expresables con lenguaje. La pareja de Gander por más de treinta años, C.D. Wright, murió inesperadamente en 2016. Su último libro, publicado póstumamente, está dedicado a Gander: «for Forrest / […] / be with». Gander toma su título de esta dedicatoria,
José Luis Gómez Toré

Hay autores dotados únicamente con el instinto del creador. Debemos compadecerlos, como dijo Charles Baudelaire. Otros, sin embargo, están dotados también del instinto del lector, el mismo que es capaz de captar el misterio de las ideas más allá de su materialización sintáctica y semántica. A esa estirpe pertenece José Luis Gómez Toré (Madrid, 1973).

  2.1. ACONTECIÓ ALGO DE INACONTECIBLE. Mi situación es peligrosa. No tengo buenas impresiones de las cosas: me impresiono fácilmente. Otro era yo cuando no coincidía con las circunstancias. ¿Por qué eso? Eso no es cosa que se haga. Nada me justifica. Estoy a disposición de todo. Yo era tanto, tanto hace: ¿cuánto tiempo estoy hablando deso? Pura perdición de ilusión. Brasilia nunca va comenzar a ser viable. Sólo de lo que hablo, hablar: mi mitología, mi lógica. ¡Para qué

2.1. Un piano de cola Steinway cae desde el cielo sobre la escena. La familia del Filósofo cae, flotando, los hombres se dan contra el piso. Las mujeres quedan colgando como marionetas. Muy elegantes. Es el Imperio austrohúngaro. Un candelabro emerge de la oscuridad del cielorraso y se estrella contra el suelo. Entra Karl, el padre. Karl: ¡Ludwig! ¿Dónde te has metido? Encuentra el cadáver de uno de sus hijos, muerto de un pistoletazo en la sien. Lo harán otros dos:

No se lleva un registro de las parejas que en este momento están ocupadas en el mundo enseñando a hablar a un niño; considerable es, sin embargo, el número de parejas ocupadas en hacer lo mismo con un chimpancé. En general sin éxito, porque los chimpancés no hablan; pero muchos de ellos parece como si estuvieran a punto de decir algo y, así, mantienen despierto el interés. Como nuestros novelistas, que siempre parecen que están, como los chimpancés, a punto
Miguel Casado

Un discurso republicano. Con este título –tomado de una reflexión de Schlegel-, el poeta y crítico literario Miguel Casado (Valladolid, 1954) reivindica el carácter político de toda escritura poética, la escritura como manera no sólo de estar en el mundo sino de reinventarlo. De combatir (lo). Desde la muchedumbre de sus escritos (poetas concretos –exactos-, cuestiones de naturaleza poética –utopía
Aurelio Major

Ya no existe o existe un tiempo en el que las escaleras se retorcían sobre sí mismas y el retumbar de las botas anunciaba que el poeta leía para ciertos. O existe aún el tiempo en el que los abrigos se quedan en la percha y el manuscrito reposa sobre la silla de quien anda ahora saludando a los pocos. O ya no existe la casa en la Traviesa de la calle del Niño a la de las Huertas, donde solo sabían