Archivo de Autor - Jerónimo Fernández Duarte

A veces los deseos se cumplen. Desde que los ojos de Jean Rhys me llamaron desde el fondo de un cajón de libros de saldo –estaban en la portada de su biografía, publicada

Cualquier reseña sobre un libro que trate, aun por encima, el tema del suicidio ha de empezar citando a Camus y aquello de que la única pregunta filosófica seria es el suicidio. Esta

«¿Le gustan las orquídeas? Yo las odio. Su tejido es demasiado parecido a la carne humana, sus tallos parecen dedos de cadáveres recién lavados, y su perfume tiene la podrida dulzura de una

Lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en Hemingway son dos imágenes violentas. La primera explicada por él mismo en París era una fiesta; la soberana paliza que le pegó

Una idea de Harold Bloom  que me sorprendió leyendo El canon occidental fue la de que muchas de las lecturas verdaderamente creativas son erróneas de manera deliberada. Como leí el libro hace seis o siete años,

El duelo es un librito de 100 páginas, coquetamente editado por Gadir el mismo año en el que se han publicado por primera vez completas las Memorias de Casanova. Fue escrito en Venecia,

Los tigres son más hermosos se publicó en 1968, en pleno éxito de lo que había supuesto el redescubrimiento de Jean Rhys con su Ancho mar de los sargazos. Aunque vale la pena contextualizarlo, es importante decir que no se trata de un puñado de relatos escritos deprisa y corriendo para aprovechar la estela o la resaca de ese éxito. Los relatos de Los tigres son más hermosos habían sido escritos también durante ese período de ostracismo, de pensiones baratas, casas míseras, alcohol, vagabundeo siguiendo al que fuera su segundo marido
Virginia Woolf. Mundo

La señora Dalloway Mi primer encuentro con Virginia Woolf fue en la adolescencia; me encontré con un ejemplar de Las olas, o de Al faro, no lo recuerdo, que corría por casa, y salí huyendo.

Antes de que se me olvide y empiece a divagar y a perderme: La casa de los encuentros tiene por los menos dos golpes maestros que convierten a Amis en todo un virtuoso.

Reseña de El dios de las pequeñas cosas, de Arundathi Roy Este libro corría por casa y me decidí a leerlo, a pesar de lo exagerados que me parecían los comentarios de la