Archivo de Autor - greylock

Preocupado por encontrar un lugar —«el lugar» como humano, intelectual y húngaro— se lanza a la búsqueda de un conocimiento universal a medio camino entre lo filosófico y lo teológico. Así, la historia de El hijo de Virgil Timár destaca la dualidad de la vida humana, en la que detrás del rostro humano visible hay huecos y profundidades.

El euskera es el hilo conductor en este proyecto —que parte en formato de cuento— como lenguaje expresivo y como lengua pero, sobre todo, como vehículo de construcción artística al partir del pensamiento crítico y la obra de Jorge Oteiza. De esta forma, esta obra-libro busca mostrar la profunda relación de la fuerza de las palabras (lengua vasca, literatura, poesía, el arte de contar historias, la transmisión oral) con la mitología y el arte.

En 1959, Jorge Oteiza abandona la escultura y se entrega de lleno a la investigación estética y lingüística. La palabra se convertirá a partir de ese momento en su herramienta de trabajo plasmándose en diferentes publicaciones, siendo una de ellas —Quousque tandem…! (1963)— de referencia obligatoria para el análisis del corpus oteizano.

Jackson, H. J. Marginalia: Readers writing in Books, New Haven: Yale University Press, 2001. Introducción (extracto) Todos conocemos el libro anotado por el lector de la actualidad, y preferimos no pensar en ello. Es algo desaliñado. Alguien ha usado un marcador amarillo para marcar pasajes significativos, al parecer, la mayor parte del texto. Tal vez fue la misma persona que garabateó algunos números de página en un bolígrafo dentro de la contraportada, con la palabra extraña para mostrar a qué tema
Yoko Tawada

«Gracias al Warsaw Express llegué al “Berlin Zoologischer Garten” [Zoo] y descubrí una ”B“ en ”Berlín“, una ”C“ en “Zoologischen” y una “A” en “Garten”. El alfabeto siempre me recuerda a Oriente Medio. Vilém Flusser escribió: “La A sigue mostrando los cuernos del novillo sirio, la B las cúpulas de la casa semítica, la C (G) la joroba del camello en el desierto de Oriente Próximo”». Yoko Tawada

Casi ciervos en Katakrak (Pamplona). Susana Romanos, editora de greylock abre la primera presentación de casi ciervos, como editora, poniendo en contexto esta obra. «Casi ciervos se engloba dentro de una de las tres colecciones de greylock, #imprint, que es la de libros experimentales. Esta colección trata el libro como un espacio de experimentación,; es decir, partiendo de la tradición del libro de artista de los años sesenta, se pretende llegar a un lector que es ávido de literatura, que no sabe

 Varena de Manuel Onetti dentro de la colección ideas [i] Varena es un antidiario en el que el frío está presente como un personaje fuera de campo; es un conflicto por nombrar aquello que se cree saber tal y como lo aprendimos en una inercia pastosa, en la que referentes culturales se tornan inútiles hacia nosotros —seres ya indolentes— adquiriendo la vida un halo de montaje cinematográfico. Una vida donde no saber el idioma es nieve, como si la nieve fuera

Sherwood Anderson pertenece a la categoría de los padres fundadores de la narrativa norteamericana junto a nombres como Hawthorne o Melville. Lo es gracias a George Willard, el protagonista de todos los cuentos que componen su temprana obra maestra Winesburg, Ohio (Alianza). Es el gran innovador-fundador del género en su país. Su aportación hace pensar en un Chéjov americano (a quien, por cierto, noTrata sobre tres hombres que estaban en una casa en una calle. Si pudiera pronunciar las palabras, cantaría la historia. Se la susurraría al oído a mujeres…

El texto ante el que nos encontramos es maravilloso y complejo desde el punto de vista del lenguaje. Se trata, además, de uno de los primeros ensayos que abordó el tema de la citacionalidad como práctica creativa, antes de que hablar de apropiacionismo se pusiera de moda. Publicado originalmente en 2010, Perloff fue pionera en estudiar este fenómeno a través de la literatura llevando más allá la tesis

Abordé la traducción de El triunfo del huevo con un respeto rayano en la reverencia. Sherwood Anderson es un clásico estadounidense, un maestro del relato cuya obra influyó en autores como William Faulkner y Ernest Hemingway y cuya colección de cuentos más famosa, Winesburg, Ohio, me había maravillado durante mis estudios de Filología Inglesa. No sé si al ofrecerme la traducción del libro Susana Romanos