Archivo de Autor - La Garúa

Decía el nombre de cada planta equinacea lavándula artemisa y de alguna manera se tranquilizaba. Nombrar para no quedar desnudo frente a un mundo sin nombres. Habrá que inventar una antibotánica que desdiga los herbarios la anatomía forense de las nervaduras.

En Manca Terra hay un posicionamiento político. Aquí la fe en los árboles y en el lenguaje de la invocación, de la poesía, se entiende como sostén y medio de prolongación del individuo y de la sociedad. Se plantea así una forma de resistencia discreta pero profunda, basada en la palabra y vinculada a los árboles, que generan el oxígeno imprescindible.

Vida y muerte, pérdida y hallazgo, los poemas de Fer Gutiérrez están recorridos por el aliento del feliz desconsuelo. El invierno se repite, pero no como un intervalo entre dos periodos de calor, sino como el largo y desnudo silencio de la existencia misma. La partida del ser amado es la constatación de un tiempo nuevo, y solo los pájaros, con su vuelo repentino, hacen presente lo efímero del momento vivido.
9788412008487

Tres cuartas partes, del poeta mexicano José Ángel Leyva (Durango, 1958) hace alusión a «las tres cuartas partes líquidas del hombre», el último verso del poema homónimo. Esta visión humana, pero ante todo humanista, en el sentido estricto de que habla del hombre —en todos sus aspectos— y de que tiene al hombre en el centro de sus reflexiones, preocupándose por él, se halla en la raíz de este libro.

En Manca Terra hay un posicionamiento político. Aquí la fe en los árboles y en el lenguaje de la invocación, de la poesía, se entiende como sostén y medio de prolongación del individuo y de la sociedad.  Se plantea así una forma de resistencia discreta pero profunda, basada en la palabra y vinculada a los árboles, que generan el oxígeno imprescindible.  Porque un árbol no es solo un árbol. En la invocación, en ese espacio-tiempo donde se generan los sentidos vitales, un árbol es mucho más. Metafóricamente es nuestro cuerpo y el de las antepasadas, nuestra casa, nuestra posibilidad de respirar y seguir viviendo. 

El soriano Fermín Herrero entrelaza como nadie el paisaje con la palabra escrita, en una conversación que une también el tú y el yo de una relación (amorosa). La dualidad se presenta así como comprensión de la existencia, pero también como posibilidad de diálogo y, por tanto, de creación, de campo abonado para la poesía. Nunca será bastante es, en parte, una selección de la obra ya editada por Herrero, pero por otra, es expresión de un nuevo recorrido: el autor va añadiendo poemas inéditos hasta la fecha, transitando desde la prosa poética hasta el poema narrativo o la reflexión, abriendo su propia poesía a nuevas fronteras.

El Gran Ducado de Luxemburgo es una encrucijada Europea: situado entre Bélgica, los Países Bajos, Francia y Alemania. Allí nació el polifacético Jean Portante, ensayista, dramaturgo, novelista, traductor y poeta, que eligió el francés, de entre todas las opciones que tenía a su alcance, para expresar literariamente su cosmopolitismo. La Garúa presenta, por primera vez en España, su poesía: un camino emprendido por el lenguaje escrito para desbastar la complejidad que le ha tocado vivir al poeta, donde las sombras juegan, gracias a las celosías que van creando las palabras, a desvelar u ocultar un yo sorprendente y transformador, que hace dúctil su pensamiento.

John Kinsella es una fuente órfica, un prodigio de la imaginación… con frecuencia me hace pensar en John Ashbery: fecundidad increíble, eclecticismo, y una postura que funde populismo y elitismo en audiencia poética… Estamos ante el comienzo de lo que profetizo ser un arte mayor. Harold Bloom Trigales en llamas, cráteres de sal, relámpagos como alambres de púas, nieblas linfáticas, loros con picos capaces de cortar tornillos –he aquí una reminiscencia de la Australia rural, no obstante, un poeta sin temor a honrarla con toda la fuerza de su lenguaje. Les Murray

[ miento   (a)cuerdo :hablo la resaca del mar —furia repentina— casi no nos deja salir. ya en la orilla, desnudos, junto a dos peces muertos —asfixiados al tragarse dos bolsas de plástico y cuyos vientres al reventar muestran las vísceras aún tibias— respiramos con dificultad y agitación. no hace frío. luz gualda y gris. cielo pálido y translúcido. entre pardas nubes, dudas. estéril holocausto. escamas acromáticas adentrándose en nuestros ojos. pesadez muda del instante. dionisiaca sombra, mar color vino. lo

Se traduce al castellano, por primera vez, la poesía de uno de los autores más interesantes de Rumanía: Matei Visniec, que vive actualmente a caballo entre París y su país natal, pertenece a la generación que sufrió el régimen comunista y huyó al exilio. En la mesa con Marx, traducido magníficamente por Angelica Lambru