Archivo de Autor - Librerante

Te quedas embarazada. Te tratan como si fueses una enferma mientras por otro lado no te queda otra que seguir trabajando. Vives un parto traumático que, lejos de ser un proceso mamífero, se convierte en algo médico, que os arrebatan en aras del protagonismo de otros. Te infantilizan, te separan de tu bebé, lo bañan, lo embuten en ropa, le dan biberones aunque tú no quieras porque «así tú puedes dormir»

Todas las sociedades, a lo largo de la historia de la humanidad, han establecido normas alrededor de la maternidad y de la infancia, consiguiendo que los padres críen de una forma específica a sus hijos. Estas pautas abarcan el embarazo, el nacimiento, la alimentación y la lactancia, el sueño infantil, el contacto físico o la atención ante el llanto. En definitiva, diferentes formas de cuidar y educar

Hoy, mi hijo de doce años al llegar a casa me contó cómo habían tratado el tema de la adolescencia en su clase de ciencias. Me ha explicado que, por lo que le han enseñado hoy, para las chicas es un rollo. Yo respiro hondo, me preocupo por la versión del cuerpo femenino que está aprendiendo y comienzo a imaginar cómo se sentirán las niñas de su clase tras semejante lección.Y pienso además en la antigüedad

«El emperador va desnudo» es el mensaje principal del famoso cuento de Hans Christian Andersen «El traje nuevo del emperador» y nos muestra que, en ocasiones, la sociedad está ciega ante la realidad hasta que se alzan algunas voces.Con la crianza y el trato que reciben los bebés, la infancia y las madres en la sociedad actual pasa exactamente lo mismo. Se está criando y haciendo políticas en contra de

Rafael Courtoisie (Montevideo, Uruguay, 1958) es uno de los nombres fundamentales de la poesía latinoamericana actual. Ha recibido, entre otros, el Premio de poesía Loewe, el Premio de Poesía del Ministerio de Cultura del Uruguay, el Premio Nacional de Narrativa, el Premio de la Crítica de Narrativa, el Premio Internacional Jaime Sabines, el Premio Blas de Otero, el Premio Gil de Biedma y el Premio Casa
el-taxidermista-el-duque-y-el-elefante-del-museo-9788494798634

La pregunta que lo desencadenó todo la hizo alguien en casa de los padres de la ilustradora Ximena Maier, en la fiesta del bautizo del hijo de esta. «¿Es un Benedito?». Quien hizo la pregunta –Jacobo Fitz James, amigo de Ximena- no se refería a ningún cuadro de la pared. Se refería a una cabra montesa cazada por el abuelo de Ximena y disecada por Luis Benedito, taxidermista del Museo de Ciencias Naturales hace exactamente… la tira de años.
EDUARDO MARTÍNEZ DE PISÓN

Los lectores del nuevo número de la revista TURIA, que se distribuye este mes de marzo, podrán disfrutar de dos entrevistas a fondo y sin cortapisas con Manuel Gutiérrez Aragón y Eduardo Martínez de Pisón. Se trata de dos conversaciones exclusivas y sin desperdicio,  que permiten no sólo conocerlos mejor, sino  también descubrir sus opiniones sobre un amplio repertorio de asuntos de interés. Ambos son dos de los más valiosos protagonistas de nuestra actualidad cultural

Os dejamos con los libros que enviamos estos días a librerías. Podéis escribirnos para preguntarnos por las librerías donde encontrarlos; las librerías podéis también, la que no tenga servicio de novedades, ir pidiéndolos, que los pedidos siempre son motivo de alegría, incluso cuando hacemos como que estamos de vacaciones.

Uno de los días que entré a la Librería Mujeres de Madrid encontré por casualidad una novela cuya portada llamó mi atención. Se trataba de Las hogueras, una novela que había ganado el Premio Planeta en el año 1964 –así rezaba en un adhesivo promocional en la portada- y cuya autora era una valenciana llamada Concha Alós. Abrí el libro por una página cualquiera y algo me sacudió:
El taxidermista, el duque y el elefante del museo

Por Carlos Rodríguez Braun En la editorial Nido de Ratones ha aparecido el libro El taxidermista, el duque y el elefante del museo de la destacada ilustradora Ximena Maier. Se trata de la notable historia del inmenso elefante disecado que puede verse apenas entra uno en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Jacobo Stuart-Fitz-James Falcó, el duque de Alba, que abatió el animal en Sudán en 1913, se quedó con los colmillos —que están en el Palacio de Liria— pero