Amor e ibuprofeno / Cerrar sin desaparecer

Este domingo el boletín va por la mañana. Una obviedad para romper el hielo. No se me da bien lo definitivo.

Me doy cuenta de que no sé cómo decir todo lo que me gustaría, no encuentro el tono; llevo ya un ratito aquí pensando y nada, no se me ocurre. Y es la cosa que aún tenemos un montón de gestiones que ultimar, organizar, libros que mover… Por eso el ibuprofeno.

No es que me guste más hacer que contar, es que me educaron, como a muchas mujeres de mi generación, para ser útil, para no dar castigo y sí soporte. Y en esas estamos.

Estos siete años y medio he trabajado con gente estupenda. Por eso el amor también. Ha sido, de lejos, lo más significativo. Editoras y editores, libreros y libreras. Me voy, ya lo veis, sin haber aprendido a usar el lenguaje inclusivo sin parecer (muy) subnormal. Pero, eh, lo he intentado. Intentarlo ya hace que se nos vea más. Es un paso. Creo que merece la pena.

Librerantes cierra, pero no desaparece. Nos vamos, personas y libros, a una casa más grande. Por eso os decíamos estas semanas que no estábamos tristes cuando nos contestabais en modo drama, que al contrario; estamos afrontando todo esto con mucha ilusión y unas ganas que te mueres. Es así. Seguimos.

Le tengo que dar las gracias a Blanca porque sin mi compi lo que hemos hecho estas semanas no hubiera sido posible, o lo hubiéramos hecho mucho peor. Gracias, maja.

Le tengo que dar las gracias, en realidad, a un montón de gente que no me cabe aquí. Eso y que, bueno, aun cuando cupieran, de dónde sacar ese rato, estoy todo el tiempo, en segundo plano, pensando en la cantidad de pendientes, lo que aún queda por hacer, y en el tiempo, que  es finito —como el espacio que le puede dedicar a los libros una librería. Genio y figura.

Nota práctica: Esta semana del 17 de octubre todavía está abierto el almacén, en horario de mañana, de 9 a 14 h.

Gracias por vuestra paciencia y comprensión. Y por la amabilidad, y la simpatía y la charleta, el apoyo, los libros, las risas, las cervezas, un novio que tuve, hace años ya, que era más guapo; y por mis amigas, las buenas películas, el agua caliente y la calefacción, el mar, la luz del sol, cuando calienta y cuando no; por la gente buena, ay, que me vengo arriba, me vengo arriba, como hará la gente normal para acabar las frases intensas, pregunto y así la acabo yo.

Y poco más. Nos vemos en las librerías. No dejéis de ir a las librerías. Que nos vamos, pero no desaparecemos, era. Hasta pronto y gracias, de corazón.

UDLCarta cambio de distribuidora
AZETA: Carta cambio de distribuidora
La sombra de Caín: Detalle de editoriales

Librerías recomendadas. No nos olvidamos de vosotras

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

novedades

  • el insaciable hombre arañaOut of stock
  • cubiertanievesmuriel##14 9defaf maquetación 1Out of stock
  • 9788412472967Out of stock

ensayo

  • cartas en torno a manolo millares, pablo palazuelo y otros. una correspondencia (2018 2022) entre alfonso de la torre y joan gómez alemanyOut of stock
  • 9788412348576Out of stock
  • cuaderno de viaje al país natalOut of stock