Inicio»Editorial»A veces, este trabajo es una fiesta. A modo de editorial

A veces, este trabajo es una fiesta. A modo de editorial

1
Compartidos
Pinterest Google+

Es verdad que a veces no lo es. A veces le dan ganas a una no ya de invadir Polonia, que decía Woody Allen, sino de arrasarla y no dejar más que desolación y espanto al paso de servidora de todos ustedes, a ver si así se asustan los malos de una vez por todas y se comportan como es debido, hombre ya, al compás de Wagner o no.

Me dé Dios paciencia y no una recortada.

Ah, pero otras… Las otras veces, digo, las más, por otra parte, es un gusto sencillo y sano el dedicarse a esto de los libros, y hacerlo además como lo hacemos, o nos gustaría saber hacer, digo mejor, a nosotras. Por los libros, sí, pero también y sobre todo, por las personas.

Lo de «por los libros» lo ilustran de sobra las novedades que van aquí debajo. No hay mucho más que añadir (a buen entendedor…):  Salvatore SattaSor Juana Inés de la Cruz por María-Milagros Rivera y Hermann Hess Thomas Mann. Cómo no va una a estar contenta, satisfecha, feliz.

Lo de «por las personas» también lo podría contar, si supiera; y si supiera hacerlo bien me dedicaría a hacer literatura en vez de a intentar venderla. Que lo mismo da más satisfacciones, aunque a mí me da que no. Pocos trabajos se me antojan más complicados, más laboriosos, más ingratos, que el trabajo de escribir.

Hago un inciso aquí para copiar unas líneas de Miller sobre esto, aprovecho la ocasión así para colar otro título, La sabiduría del corazón:

«Soy un hombre que cuenta la historia de su vida, un proceso que se me aparece cada vez más y más inagotable conforme avanzo. Como la evolución del mundo, no tiene final. Es una relación de dentro a fuera, un viaje a través de la dimensión X, con el resultado de que en algún punto del camino uno descubre que lo que uno tenía que decir no es tan importante como la narración en sí. Es esta cualidad de todo arte lo que le otorga un cariz metafísico, aquello que lo eleva por encima del tiempo y el espacio y lo integra o lo coloca en el centro de todo el proceso cósmico. Es este aspecto del arte lo que lo convierte en terapéutico: significado, infinitud, falta de sentido»

Lo que quiero decir, en realidad, aparte de que escribir es un trabajazo, me ha dado hoy por ahí, qué me traeré entre manos, es que hay muy buenas personas detrás de todo esto, sosteniéndolo con su gran trabajo y su buen hacer, editores y editoras a las que merece de verdad la pena prestar atención, comprar sus libros para que puedan hacer más. Pero no sé qué me pasa que no me sale. Falta de oficio, supongo. No me fueron otorgados el día que los repartieron ni el don de la concisión ni el de la calidad o la exactitud. Qué le vamos a hacer.

Menos mal los libros y toda esta –buena– gente que los hace posible, era.

9788494996740-Sor Juana Inés de la Cruz. Mujeres que no son de este mundo
Sor Juana Inés de la Cruz. Mujeres que no son de este mundo
9788494832772-De profundis
De profundis
9788409144075-Correspondencia
Correspondencia. Hermann Hesse – Thomas Mann 1968

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.