Inicio»fila1»Aforismos inéditos de Alfredo Castellón, el cineasta que siempre se sintió escritor

Aforismos inéditos de Alfredo Castellón, el cineasta que siempre se sintió escritor

El número 135 de la revista Turia ofrece, entre otros, un monográfico sobre este director

0
Compartidos
Pinterest WhatsApp

El nuevo número de la revista cultural Turia tiene como principal objetivo rendir un necesario y merecido homenaje al cineasta y escritor Alfredo Castellón. Un atractivo y sincero reconocimiento colectivo que le rinden un total de 22 autores y que reivindica el interés y la vigencia de una obra literaria, cinematográfica y televisiva que supone una de las contribuciones más originales a la cultura española contemporánea. 

A través de 200 páginas de textos inéditos, se pone en valor la figura y la obra de Alfredo Castellón, el cineasta que siempre se sintió escritor. Fue la suya una personalidad fascinante, a un tiempo insondable y transparente. Capaz de convertirse en un fiel amigo y un verdadero admirador de la gran María Zambrano y de deslumbrar a una entonces jovencísima Marta Sanz, hasta parecerle  «el hombre que parecía recién llegado de las montañas». Fue también Alfredo Castellón el realizador que cambió la forma de hacer cultura en televisión, con programas como Estudio 1 o Mirar un cuadro o el director de cine que cosechó éxito internacional con su película Las gallinas de Cervantes, adaptación de un cuento de Ramón J. Sender sobre la vida de Cervantes y sus mujeres. 

El monográfico es muy completo y están tratados todos los temas que entendemos fundamentales para comprender la importancia de la obra de Alfredo Castellón. Y quienes se ocupan de ello son personas que conocieron muy bien su trabajo. La revista también aporta valiosos testimonios y textos inéditos de y sobre el propio Alfredo. Se trata así su labor en el cine y la televisión (con artículos de César Gil Covarrubias y Vicky Calavia, Emilio Casanova, y José Luis Orozco), en la narrativa y el teatro (sobre la que escribe Antón Castro), su etapa en Italia (de la que se ocupa su amigo Silvio Maestranzi) y un amplio y plural repertorio de temas y testimonios de quienes le conocieron bien, como la que fuera su pareja sentimental durante algún tiempo, la italiana Marienza Binetti o la escritora Marta Sanz. 

Especial interés ofrece el artículo de Pedro Chacón Fuertes en el que se analiza su relación fundamental con María Zambrano a través de los testimonios epistolares. Una correspondencia que se aporta en Turia y que confirma la sintonía de Castellón con ella, desde que se conocieron en 1954 en Roma hasta la muerte de la brillante e inolvidable filósofa malagueña. Así, en una carta fechada el 23 de abril de 1983, Alfredo Castellón escribe: «María, en todos estos años no he dejado de recordarla con cariño, con mucho cariño. Los años de Roma fueron para mí de enorme importancia, quizá los años más felices de mi vida, y sin duda alguna usted y su hermana Araceli contribuyeron a que lo fueran. A veces en estos años cuando alguna vez he paseado en Roma por la Piazza del Popolo me he entrado en el café que hay en su antigua casa, y he recordado sus palabras, sus consejos. Y me doy cuenta de la suerte que tuve al conocerla y de lo mucho que influyó en mi vida».

Completan el monográfico una estimable serie de artículos originales cuyos autores, tanto españoles como italianos, contribuyen con testimonios reveladores acerca del trabajo y la rica personalidad de Alfredo Castellón: Silvio Maestranzi, Eloy Fernández Clemente, Ángel Guinda, Luis Alegre, Ismael Grasa, Pablo Pérez RubioJosé Luis Gracia Mosteo, Eva Puyo, Mariano Gistaín, Javier Cinca Monterde, Chuzé Inazio Felices Maicas y Feliciano Llanas. 

Aforismos inéditos de Alfredo Castellón 

Tu talento mejorará si tienes la generosidad de reconocer el del prójimo.

El mundo está acatarrado y cualquier día estornuda y nos lanza a todos al espacio sin cordón umbilical alguno.

Es una pena que las personas que nacen sensibles no cultiven su espíritu. Si no lo hacen, todos perdemos algo. 

La agricultura peinaba a la tierra con cariño, pero llegó la industria y le despeinó la entraña. 

No confíes en lo exacto, en el hombre exacto, en el tiempo exacto, en la vida exacta…

Hay personas que se afanan en aparentar. ¿Pero el qué? Como no sea su imbecilidad.

No debes de privar nunca a una mujer de su primer deseo.

Si el espíritu tuviera brazos al primero que abrazaría sería al solitario.

El insensible es un enfermo del alma.

En el inconsciente de don Quijote estaba la vida, en cuanto llegó su consciente desapareció. 

Los labios comen de todo, bueno, malo… pero cuando ya no lo hacen, mastican tierra. 

No esperes el grito del árbol, la rosa, el laurel, hasta que despierten del sueño. 

La apariencia es el vicio de la clase media.

Cuantos más «demonios» tenga el hombre escondidos en su barriga más originalidad transmitirá a su digestión.

Perteneces a una familia, has crecido con ella, los quieres, pero… despréndete de los cariños posesivos, empobrecen. 

Aprendí a poner el odio a la distancia deseada, pues el amor ya tiene tomada esa medida. 

Debemos ser partícipes de todo, convivir con todo. Que todo nos invada. 

Y dentro de la velocidad de la luz, la palabra amor se alargará hasta desintegrarse en granitos de alegría. 

Yo me arrodillaría para humillarme ante la naturaleza, esperando la bendición de un olmo o un manzano, por ejemplo.

La felicidad es monótona, por eso no conviene alargarla demasiado. 


Puedes encontrar —o encargar, si en ese momento no lo tienen— el número 135 de la revista Turia en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com; a veces se nos pasa actualizar el mapa, y no están, seguramente, todas las que son…

Un sumario donde se rinde homenaje a grandes autores: Mario BenedettiMiguel Delibes y Emil Cioran. Además de un inédito del británico Philip Larkin

La revista cultural TURIA publica en su nuevo número, que se distribuirá este próximo mes de julio en España y otros países, un sumario con interesantes textos inéditos protagonizados por grandes autores de la literatura contemporánea. En primer lugar, TURIA rinde homenaje a Mario Benedetti y Miguel Delibes, de quienes este año se celebra el centenario de su nacimiento, y lo hace a través de sendos artículos originales que permiten constatar la vigencia y el interés de su obra, así como la ejemplaridad cívica que mostraron a través de sus respectivas trayectorias personales.

Junto a estos dos nombres propios de la literatura en español del siglo XX, TURIA dedica también una especial atención a Philip Larkin, uno de los más notables escritores británicos del pasado siglo y de quien la revista publica una selección de su correspondencia inédita.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.