Entradas Etiquetadas

Poesía

Todas las cartas que yo puedo escribir Emily Dickinson

  ¡Noches salvajes – noches salvajes! está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com
Abdul Hadi Sadoun

Dar a conocer o sacar a la luz este poemario fue una decisión de piel, de entrañas, de esas decisiones que una no toma; es más sencillo dejarse llevar por la emoción, simplemente te atrapa; me marcó, me conmovió y me consternó, como hace el amor, el odio o la buena poesía.
José Ovejero

El próximo jueves 12 de abril, a las 19.30 h, en la Librería Nakama (c/ Pelayo, 22, 28004, Madrid), el autor José Ovejero llevará a cabo una lectura poética de su último libro Mujer lenta (Premio Juan Gil Albert de Poesía. XXXV Premios Ciutat de València). Escribir es una intuición de la catástrofe. Pensar, una manera de poner diques, trancar las ventanas al huracán que se aproxima. Aunque luego se revele lo endeble que es el ladrillo, lo frágil que es la madera. Escribir/Pensar, José Ovejero. José

  A tiempo, de Joanne Kyger, está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Pentimento Y, de repente, la mano que guía el pincel hacia el lienzo se detiene, acaso distraída por la brisa o el canto del mirlo o esa voz que dice «todavía no» y le impide acabar el trazo de purísimo escarlata, y esa voz le dice «lo apropiado es el blanco cegador de Zurbarán, el que vive de lo oscuro». Y la mano, llevada por la brisa, lleva el pincel del lienzo a la paleta mientras el mirlo canta y
sexo

Sexo o muerte No sé si hablo de sexo o de muerte, tu cuerpo desvanecido después de su último temblor. El sudor frío que recorre tu sien, el gemido ahogado en tus cuerdas vocales. Y en tu lengua, de repente inerte. No sé si es muerte o sexo;     te vas,   y todo cesa. Escombros está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com
canción de cuna

Canción de cuna Mi lugar llevaba a tu lugar Mi lugar llevaba a tu lugar, mi voz llevaba a tu voz. Mi memoria prestada para tu memoria circular, la obsesión por la forma. ¡Qué forma se apaga y detiene? El movimiento de mi lugar hacia tu lugar, las cronologías del tiempo. Mi lugar tenía tu lugar nombrado. Mi lugar hiperlugar, conteniendo los lugares. En la dirección el dónde. ¿Hacia dónde memoria? ¿Cómo se detiene? ¿Qué es lo que se apaga?
Detención Indefinida. Michael Rothenberg

Detención indefinida: un cuento de perros es uno de los libros fundamentales del poeta, activista ecológico y editor norteamericano Michael Rothenberg. Promotor de iniciativas a nivel mundial como 100 Thousand Poets for Change (100 mil poetas por el cambio), que han extendido el sentido y el valor de la poesía a los lugares más remotos, o solidarias como Poets in Need (Poetas necesitados), destacan sus ediciones críticas de la obra de figuras clave de la Generación Beat como Joanne Kyger o Philip Whalen, con quien además mantuvo una gran
Víctor M. Díez

La estancia en un puño los insectos deshilando un vacío de espinas limpias de sordera bajo la cascada pared muro verde durmiente un paño arbolado en torno un circo redondel de bestias y los humanos en su palenque húmedos muñecos de sombra al oír el chasquido musical en la cueva del oído donde hacen barco los muebles apuñados en la estancia vacía un mensaje son somos en la botella vacía del aire qué. Todo lo zurdo es un catálogo de desenfoques,

Llevo aquí ya 10 minutos de reloj, que son los minutos que pasan más despacio, lo he comprobado, os animo a que lo hagáis. Tiene que ver con el ponerles ese nombre. Si los minutos fueran, por ejemplo, minutos de nada, pasarían rapidísimo. Los minutos de reloj, por el contrario, y como se llaman así, y hay además que mirarlos para verlos mirando un reloj analógico, a ser posible, pasan muy muy despacio. Puede resultar, y resulta, exasperante lo que