Entradas Etiquetadas

Poesía

Jaime Sáenz

Primer recuerdo Con hermosa expresión de antigüedad, muy remota y triste, con lacio cabello negro, que peinaba con moño, y con grandes ojos negros, emerge de entre las sombras y se me aparece, suave como la lluvia. Está sentada allá, ante una mesa oscura, perdida en la penumbra, en un rincón del cuarto. Y parece contemplar sus signos y sus costuras, sus tejidos y sus labores, buscando quizá un sol ilusorio, que le gustaría recibir en la espalda. Y me

Árbol Este soberbio tronco que mis brazos, más tiernos que tus ramas, no pueden abarcar, nació conmigo. Antes que yo te viera, tú, no estabas. No me muevas tus hojas; no me inclines, en terca afirmación tu aguda cima, clavada en ese azul que yo no alcanzo. Mi vida sola vale: yo te vivo con este fino tacto de mis manos y de mis ojos lúcidos. Tú no serás después que yo no sea. El peso inexorable de mi muerte

Las palabras también emigran Escuchando a Corina Oproae contar cómo su proyecto original, cómo ella lo había pensado, escrito, acaba siendo un libro completamente diferente, mejor, incluso más suyo, no puede una dejar de pensar en todos aquellos que se saltan el paso de buscar, o esperar a, una editorial que publique —lea, comente, trabaje con ellos, corrija— el texto que han escrito, porque sí, porque yo lo valgo, que decía la chica del súper pelazo en aquel anuncio de la
Juana Castro

Encuentro con Juana Castro en la Fundación José Hierro de Getafe,  el miércoles 20 de junio a las 19:30h. Nunca estuve tan alta Antología de 34 poemas de Juana Castro que nos brinda la realidad esculpida en lenguaje de mujer: todas las estaciones de la vida, la infancia para descubrir el cuerpo, el amor como el arte de volar, el dolor y la pérdida, la memoria como espejo de identidad. Versos encarnados con acentos meridionales que evocan voces antiguas del

¿dónde estás? ¿dónde descansa mi cabeza sin tu cabeza? ¿en qué columna se asienta? ¿en la columna del temblor? ¿en la ráfaga? ¿en su medianil? ¿es un apaciguador cojín el lado donde está mi lado? ¿dónde vive la muerte en vida? ¿en la columna del olvidador? ¿en la del olvidado? ¿en su medianil? Nuria Ruiz de Viñaspre, poeta y editora Grupo Anaya y dirige la Colección Eme (Escritura de mujeres en español) de Ediciones La Palma. En 2004 ganó el
corina oproae

Corina Oproae (Făgăraș, Rumanía, 1973) es poeta y traductora. Reside en Cataluña desde 1998. Escribe en español, traduce del rumano y del inglés al catalán y al español. Enseña inglés en un instituto de enseñanza secundaria y conduce un taller de poesía en la escuela de escritura Laboratori de Lletres de Barcelona. Ha traducido al catalán o al castellano autores como Ana Blandiana, Marin Sorescu, Lucian Blaga, Gellu Naum, Dinu Flămând o Mary Oliver. Su traducción del libro de poemas La meva pàtria A4, de Ana
Teresa Soto

En, desde, hacia la caída Por Mª Ángeles Pérez López ¿Qué queda sedimentado al fondo de un texto cuando se produce su caída? ¿Y cuándo de las personas se produce su caída? No sirven viejos símiles como el de las hojas del otoño, al menos tan desgastado como la propia carnalidad tumefacta de esos cuerpos de tránsito, sino que somos invitados a mirar hacia otras textualidades y corporalidades, aquellas que operan por elisión y decantamiento. Así el libro Caídas (2016) de la poeta ovetense

Dar a conocer o sacar a la luz este poemario fue una decisión de piel, de entrañas, de esas decisiones que una no toma; es más sencillo dejarse llevar por la emoción, simplemente te atrapa; me marcó, me conmovió y me consternó, como hace el amor, el odio o la buena poesía.
Todas las cartas que yo puedo escribir Emily Dickinson

  ¡Noches salvajes – noches salvajes! está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com
Abdul Hadi Sadoun

Dar a conocer o sacar a la luz este poemario fue una decisión de piel, de entrañas, de esas decisiones que una no toma; es más sencillo dejarse llevar por la emoción, simplemente te atrapa; me marcó, me conmovió y me consternó, como hace el amor, el odio o la buena poesía.