Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Lo bello y lo sublime según Schopenhauer y Burke

Lo bello y lo sublime según Schopenhauer y Burke

1
Compartidos
Pinterest Google+

Hay tres categorías estéticas principales: lo bello, lo sublime y los sándwiches deliciosos.

Lo sublime, en teoría estética, es algo poderoso y aterrador que hace aflorar una extraña sensación de placer en el sujeto. Por ejemplo, cuando estás presenciando un huracán o una vasta zona desértica, puedes verte abrumado por su fuerza extraordinaria y exultante. Para Schopenhauer, esto implica una especie de «desvío de la voluntad». El magnífico poder del objeto abruma nuestra voluntad y la desvía violentamente de nosotros, y entramos en un estado de contemplación pura y carente de voluntad del objeto, lo que resulta en un extraño júbilo: lo sublime. Se trata de un estado inestable, difícil de mantener, porque cualquier conciencia del particular peligro a que el objeto nos expone, o del propio reflejo que el objeto proyecta en nosotros, destruiría el efecto. Así pues, percibimos el extraordinario poder del tornado, pero si llegamos a darnos cuenta de que el tornado se dirige en realidad hacia nosotros y es probable que nos mate, lo que sentiremos no será más que el viejo y no demasiado sublime terror común.

Los dibujos son una referencia a El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich, empleado con cierta frecuencia para ejemplificar lo sublime en el arte. Muchos otros de sus cuadros siguen una temática similar.


Cómics existenciales, hasta que nos llegue la 2ª edición, está disponible solo en estas librerías

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.